Optimización: la clave para una campaña exitosa

Ya tienes tu campaña de Google Ads… ¿y ahora qué?

Uno de los pasos más importantes al tener una campaña de publicidad, es el proceso de optimización. Para conseguir los resultados, debes de hacer correcciones y mejoras a tu campaña de forma recurrente. 

Dependiendo de la etapa de tu campaña, tu experiencia y tu presupuesto, te sugerimos 2 tipos, o niveles, de optimización:

Estrategias primarias

Estas estrategias se utilizan más frecuentemente durante los primeros meses de tu campaña, pueden considerarse los pilares básicos. Al tener activa tu campaña por al menos unos 5 días, te sugerimos crear un reporte y analizar los siguientes elementos:

1. Revisa tus palabras clave

En este punto seguramente tienes una lista muy clara y específica de la palabras clave para alcanzar tu negocio. Sin embargo, aún tienes otras estrategias por implementar. Por ejemplo: ubica tus keywords negativos, como aquellas personas que piden tu enfoque de servicio menos un componente. Puedes crear una landing page y orden de provisión específicamente para servicios aislados. Por otra parte, puede que tu marca se asocie con otra propiedad comercial o intelectual. Puedes configurar tu campaña para excluir todas las palabras relacionadas a ese campo y limitar la cantidad de tráfico irrelevante. También puedes configurar la semántica (aproximada o exacta) de las frases que un usuario debe introducir en la barra de búsquedas. Lo importante, en este punto, es que reconozcas los puntos fuertes que te ha provisto Google Analytics e implementes nuevas palabras y combinaciones para incrementar tu tráfico.

2. Anuncios específicos

Como te mencionamos anteriormente, puede que existan frases a las cuáles intentas llegar a través de tus anuncios. Anímate y crea un anuncio específico para esas grandes preguntas del Internet : ¿Cómo? y ¿Por qué? La ventaja de un anuncio activado por frases consiste en una relación directa con el cliente. Esta es la clase de anuncio que anticipa sus preguntas y ofrece respuestas coherentes con la solución que aún requiere. No tengas miedo de perseguir un público tan específico. Siempre puedes modificar tu combinación de palabras de acuerdo con tus resultados. Lo importante es que te apegues a ese público extraordinariamente práctico que, como muchos, quiere encontrar la respuesta correcta en el primer resultado de Google.

3. Landing Pages

Primero, repitamos esta premisa: tu mejor landing page está lejos de tu homepage. Si ya cuentas con tu propio dominio y página, puedes personalizar las landing page que tu cliente recibirá como primer contacto. Asegúrate de que guarden coherencia y relación con tus otros contenidos publicitarios o gráficos. Una landing page será la primer impresión personal que un cliente formará con tu página, así que enfócate en construir una experiencia valiosa. ¿Cuál es la otra ventaja? Puedes experimentar con múltiples versiones y tipos de de una landing page para determinar qué estrategias resuenan mejor con tu audiencia.

4. Tracking de conversiones

Hay diferentes tipos de conversiones dentro de tu campaña. Por ejemplo: clicks al anuncio y contactos generados por el formulario web son los más obvios, pero existen otras conversiones que pueden ampliar el conocimiento sobre tu negocio. Hablamos específicamente de los clics. Por ejemplo: la cantidad de clics al número de teléfono o al botón de chat determinan importantes detalles sobre la calidad de tu atención en servicio al cliente. Del mismo modo, detalles como el abandono de carritos o creación de reseñas pueden orientarte a hallar clientes dedicados. Asegúrate de especificar medir todas aquellas conversiones de interés que pueden beneficiar a tu negocio. Muchas veces, la respuesta es más práctica que lineal.

Estrategias avanzadas

Después de haber aplicado la optimización primaria unas 4-6 veces, es hora de empezar con las estrategias avanzadas para maximizar las conversiones. 

1. Remarketing

Aquí es donde empieza la mejor parte de Google Ads. A través de la segmentación de usuarios visitantes, puedes crear campañas específicamente diseñadas para recordarle a tus usuarios la experiencia con tu marca. A través de la red de Google, los usuarios que visitaron tu sitio pueden recibir nueva información de tu marca mientras visitan otras páginas. Esto ayuda a que regresen para completar una compra (o recompra) mientras incrementan la recordación de tu negocio. Aunque no lo creas, la repetición y frecuencia son claves para formar la lealtad hacia una marca. Google automatiza ese proceso por ti.

2. Split testing de las landing page

Anteriormente hemos hablado de las partes de una landing page efectiva. Las pruebas A/B, también llamadas “split testing” son una forma fácil, económica y dinámica de optimizar tu Landing Page. Puedes crear múltiples versiones de una landing page para determinar cuál logra mejores conversiones. Experimenta con mensajes, contenidos, imágenes y hasta diferentes CTA (call-to-action) para ver cuáles elementos llaman más la atención de tu audiencia. A manera que experimentes e innoves tu presentación, podrás descubrir nuevos detalles de tus clientes.

Google Ads es una herramienta esencial para posicionar tu marca en la actualidad. Sin importar el giro y enfoque de tu negocio, Google puede posicionarte frente a las personas correctas en el momento correcto para avanzar una venta. La clave está en aprovechar las funciones de la tecnología para extraer el mayor beneficio. Recuerda: la tecnología amplifica los esfuerzos y estrategias que tú creas, y el límite está en tu propia creatividad y conocimiento. Si quieres empezar a conseguir más clientes, podemos empezar con tu campaña piloto. Da click en el banner para más información.